Temporada nueva, lecturas nuevas

 

No es coincidencia que, por mucho que queramos o pretendamos pensar como fruto de la casualidad, cada año nuestras lecturas, o las más destacadas en lo que a publicidad se refiere, van cambiando por temporadas, como si de ropa estuviésemos hablando. Como bien decimos, no es fruto de la casualidad sino de la situación de los gustos momentáneos de nuestra sociedad lectora. Es, por tanto, un tiempo de expectativas cuando comienza el año, por ver con qué nos sorprenderán y si eso marcará la tónica dominante de lo que resta del mismo o perdurará más allá.

 

Ya hemos pasado por infinitas modas de lectura pasadas. Tenemos los ejemplos de las novelas vampíricas tras la exitosa saga de Crepúsculo de Stephenie Meyer o las Crónicas Vampíricas de Anne Rice. Hoy día, calando muy hondo, continúan la gran cantidad de novelas rosas que se publican casi a diario tras los éxitos de Las cincuenta sombras de Grey. No obstante hemos de recomendar un pequeño consejo a todos nuestros lectores: siempre, pasen por donde pasen las modas, déjate guiar y asesorar por los consejos de los que ya lo leyeron, pero jamás dejes influenciarte de manera definitiva cuando tu estilo no está ubicado dentro, puesto que los hay adictos al limón y al vinagre y quienes lo detestan.